María Monge
La palabra diamante viene del griego adamantis, que significa invencible, por ser el mineral más duro en la escala de Mohs (10). Los diamantes se crean a base de átomos puros de carbono a más de 100km de profundidad y con una temperatura alrededor de los 1300ºC.
La dureza no es la única característica que hace al diamante uno de los materiales naturales más preciados de la tierra. A la hora de comprar un diamante, es importante tener en cuenta las cuatro Cs (por su nombre en inglés): carat (peso en quilates), colour (color), clarity (pureza), y cut (tallado).
Quilates:
El quilataje no es más que una medida de peso. Que un diamante pese más no quiere decir que tenga mejor calidad, no obstante, el precio de los diamantes incrementa exponencialmente en función del tamaño ya que cuanto más grande, más complejo es encontrar un diamante con un buen color, claridad y talla.
Existe una conversión de cts a mm ( en diamantes talla brillante) si tiene una proporción y talla adecuada, tal y como se detalla en la tabla a continuación:
Color:
Aunque resulte paradójico, cuanto menos color mejor calidad. La escala de referencia usada en joyería es la establecida por el Instituto Gemológico Americano (GIA), que mide el color de los diamantes de la D a la Z, siendo la D «incoloro» y la Z «amarillo».
Los diamantes con un color entre la D y la F se consideran incoloros y los que van de la G a la H, prácticamente incoloros. A partir de la H, podemos observar un ligero tinte amarillo en los diamantes que va aumentando según nos acercamos a las últimas letras de la escala.
Resultado de imagen de tabla colores diamantes
Pureza:
La pureza de un diamante indica la cantidad de inclusiones o impurezas que tiene, las cuales se ven a través de una lupa de 10 aumentos.
El diamante puro es aquel que, viéndose a través de una lupa de 10 aumentos, carece de impurezas. En la escala de pureza se mide desde FL (flawless) puro hasta I3, siendo ésta la que indica que un diamante tiene un gran número de inclusiones.
Resultado de imagen de tabla pureza diamantes
Talla:
La talla no se refiere al tamaño, sino a la calidad del tallado. Para identificar la calidad de la misma, es importante tener en cuenta tres aspectos: el porcentaje de la altura total, las proporciones de la tabla (la parte superior plana del diamante tallado) y el ancho del filetín (la línea que separa la corona de la culata).
Resultado de imagen de partes del diamante imagen
Por tanto, a la hora de seleccionar un diamante es importante tener en cuenta todos estos factores y, en caso de tener un peso superior a 0.5ct, es recomendable obtener una certificación de calidad del IGI (Instituto Gemológico Internacional).

X